Carrera 88 #38-28 Medellín la america

Teléfono: (604) 500 49 10

Móvil: 305 418 00 56 -305 319 05 28

comercial@biosuministros.com.co

29 Ene

Como conservar tu concentrador de oxigeno

5/5 - (1 voto)

Como conservar tu concentrador de oxigeno

En Biosuministros Hospitalarios te proporcionaremos consejos útiles sobre cómo conservar tu concentrador de oxígeno en óptimas condiciones y prolongar su vida útil.

Un concentrador de oxígeno es un equipo vital para muchas personas que requieren terapia de oxígeno en casa. Mantener tu concentrador en buen estado es fundamental para garantizar un suministro confiable y seguro de oxígeno. Cuando el equipo sea un concentrador de oxigeno de uso diario, es importante que tengas presente alejarlo de fuentes de calor, como por ejemplo calentadores de agua o de otro tipo, un ejemplo de estos también son los motores o las rejillas por donde transita el aire caliente.

Ubicación adecuada:

Colocar el concentrador en una ubicación adecuada es importante para garantizar un funcionamiento eficiente y seguro. Asegúrate de que haya suficiente espacio alrededor del concentrador para permitir una buena ventilación y evitar obstrucciones que puedan afectar la entrada y salida de aire. Mantén el concentrador alejado de fuentes de calor, como radiadores o estufas, y evita lugares con alta humedad.

Limpieza regular:

Realizar una limpieza regular del concentrador de oxígeno es esencial para mantenerlo en buen estado. Sigue las instrucciones del fabricante para limpiar los filtros, las mangueras y las boquillas. Utiliza productos de limpieza suaves y evita el uso de sustancias abrasivas que puedan dañar las superficies. Limpia también el exterior del concentrador con un paño suave y seco para eliminar el polvo y la suciedad, puedes utilizar agua tibia y jabón para la limpieza con el humidificador, solo que al momento de enjuagarlo hazlo con agua caliente. Para que tu concentrador de aire pueda tener siempre un aspecto higiénico, recuerda pasarle una toalla con desinfectante semanalmente por su parte externa, recuerda que los dispositivos médicos necesitan una constante desinfección en razón de la finalidad que cumplen.

Reemplazo de filtros:

Los filtros del concentrador de oxígeno deben reemplazarse según las indicaciones del fabricante. Los filtros obstruidos pueden afectar el rendimiento del concentrador y comprometer la calidad del aire que se suministra. Mantén un registro de cuándo debes reemplazar los filtros y asegúrate de tener filtros de repuesto a mano. Cuando vayas a limpiar los filtros, puedes utilizar agua tibia y jabón, este paso es importante ya que los filtros son una parte importante del proceso de concentración de aire, esta limpieza puede ser semanal. Normalmente las marcas de los concentradores de aire más conocidas en el mundo, suelen sugerir el cambio temporal de los filtros de aire por lo menos una vez al año, y también cambiar el filtro de bacterias por un espacio de dos años, los concentradores de aire son fabricados con una alarma que indica al usuario cuando estos filtros necesitan ser cambiados o cuando estos están fallando.
A veces dicha alarma puede ser por medio de alguna luz led, o por sonido, a veces visuales. En tal situación lo mejor será llevar el equipo para un mantenimiento técnico adecuado, en Biosuministros Hospitalarios contamos con un equipo eficiente de técnicos y asesores que podrán ayudarte en dicha tarea.                                                                                                  

Evita obstrucciones en las salidas de aire:

Las salidas de aire del concentrador de oxígeno deben mantenerse libres de obstrucciones. Asegúrate de que no haya objetos como cortinas, ropa o muebles bloqueando las salidas de aire. Esto permitirá una distribución adecuada del oxígeno y evitará el sobrecalentamiento del concentrador.

Transporte seguro:

Si necesitas transportar tu concentrador de oxígeno, asegúrate de hacerlo de manera segura. Utiliza una bolsa o estuche de transporte diseñado específicamente para concentradores y asegúrate de que esté bien protegido durante el transporte. Evita golpes o caídas que puedan dañar los componentes internos del concentrador.

Mantenimiento y revisión regular:

Programa revisiones periódicas del concentrador de oxígeno con un técnico especializado. Esto permitirá identificar y solucionar cualquier problema o desgaste antes de que se conviertan en mayores inconvenientes. Además, sigue las instrucciones del fabricante para el mantenimiento preventivo, como la lubricación de partes móviles, si es necesario. Aquellos dispositivos que son usados con bastante frecuencia, son aquellos a los cuales más debe prestársele la correcta atención, ya que necesitan un mantenimiento continuo, al menos cada 6 meses, y aquellos que no son usados de forma regular sino eventualmente, pueden necesitar un mantenimiento anual.

Aspectos para evitar:

No es adecuado, ni aconsejable tampoco permitir que al concentrador de aire le de la luz directa del sol, ni tampoco que este se encuentre en condiciones de humedad, es mejor que suela colocarse en un lugar seco, donde pueda estar en una correcta ventilación, sin que esto signifique dejarlo a la intemperie.

Conclusión:

Al seguir estos consejos para conservar tu concentrador de oxígeno en buen estado, podrás contar con un suministro confiable y seguro de oxígeno en tu hogar

COMPRA CONCENTRADORES DE OXIGENO AQUI

Abrir chat
1
Chatea con un asesor
Hola!!! ¿En qué puedo ayudarte?
0

Tu carrito

Call Now Button